c. de l’Església, 16, 3r 1a · 08221 Terrassa · 609 702 527 · 606 245 159

Contactar     Síguenos en          

Nuestra percepción de la realidad

No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos

Cuando el ser humano es inconsciente cree que su percepción de la realidad y la realidad son la misma cosa. 

Hay dos conceptos muy distintos: la realidad…y nuestra percepción de la realidad y como seres humanos que funcionamos a través de una personalidad, un carácter, no podemos tener acceso directo a la realidad.

Para percibir el mundo que nos envuelve necesitamos un instrumento que es nuestro sistema mental. Entonces podemos decir que percibimos el mundo mediante nuestro filtro mental. Y la gran mayoría de las programaciones mentales han sido construidas a partir de experiencias pasadas vividas en la infancia y se encuentran archivadas en el inconsciente.

Déjame que te cuente la historia de cuatro discípulos ciegos que ilustra perfectamente cómo, conscientemente y más a menudo, inconscientemente, vemos la vida de una manera limitada.

 

“Esta historia sucedió en la India. Un maestro espiritual enseñaba desde hacía años a varios discípulos, de los cuales cuatro eran ciegos. Estos cuatro discípulos eran muy meticulosos y seguían escrupulosamente las enseñanzas de su maestro. Los cuatro discípulos empezaron a preguntarse si un día llegarían, por fin, a la iluminación prometida.

 

Se reunieron para intercambiar sus preocupaciones y decidieron que deberían entrevistarse con el maestro y hablarle con franqueza.

-Maestro, seguimos fielmente tus enseñanzas desde hace años. ¿Cuándo alcanzaremos la iluminación?. Deberíamos estar ya preparados, ¿no crees?.

-Muy bien- dijo el maestro- Voy a daros la posibilidad de demostrar vuestra capacidad.

Al oír esto, los discípulos rebosaron de alegría, pero esperaban una dura prueba.

-En el bosque hay un claro, y en ese claro hay un elefante. Sé que nunca habéis visto un elefante, puesto que sois ciegos de nacimiento. Pero vais a entrar en contacto con el elefante y cada uno me hará una descripción del animal.

 

Se marcharon al claro y cada uno entró en contacto con el elefante. El primero le cogió la cola. Pensó: ” Un elefante vive en el aire. Es redondo, largo, suave y tiene un mechoncito de pelos”. El segundo cogió la pata y la palpó: “Un elefante es grande y rugoso como un árbol.Vive en la tierra”. El tercero cogió la trompa y tuvo su experiencia de un elefante, igual que el cuarto, que le tocó la oreja. Muy felices y seguros de sí mismos volvieron a reunirse con el maestro. Éste entonces les preguntó:

-¿Quién puede decirme que es un elefante?.

El primero dijo sin esperar:

-Un elefante vive en el aire, es redondo, largo y termina en un mechoncito de pelos.

-En absoluto- replicó el segundo- un elefante es rugoso y grande como un árbol y vive en la tierra.

-¡Por supuesto que no!-gritó el tercero-. Voy a deciros que es un elefante.

Y empezó a describir la trompa. Antes de que hubiera acabado el cuarto le interrumpió para dar su propia descripción del elefante, es decir, de la oreja. Comenzó una gran disputa, donde cada uno defendía su percepción.

 

El maestro les dejó pelearse un rato, y luego rogó silencio para decirles que la iluminación  no era para el día de hoy. Se limitaban aún a su experiencia, estando cerrados a toda posibilidad de conocimiento más amplio.”

 

No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos. 

El primer paso para salir de la trampa de nuestro sistema mental es reconocer que lo tenemos.

El segundo paso será aprender a escoger y cambiar conscientemente los sistemas mentales para así construir la realidad que queremos.

Josep

 

Imagen:Freepik

30/04/2021
Escribir a Josep
¿Tienes alguna duda?
Hola, ¿tienes alguna duda? 😊